fbpx
Formación para la clínica en Psicoanálisis con Niños 
Becas para graduados del 50%

Seminarios incluidos

Desde la más remota antigüedad, el modo de entender y significar qué es un niño determinó el modo de tratarlo.  Signados por el discurso de cada época, también anclaron los goces que les fueron ofrecidos. Por eso bien vale abrir una pregunta:
¿Qué niño supone el discurso de nuestros días?
El niño actual es un niño “que sabe”, sabe quién es y qué quiere. Por lo tanto, es mandato de la época respetarlo y acompañarlo en su “libre” elección.
A diferencia del niño nacido en la antigüedad cuya vida dependía enteramente del ‘pater Romanus’, el niño actual tiene derechos. Merece recordarse, no es un dato menor, que entre uno y otro tiempo, entre ser el puro objeto del capricho del Otro y alcanzar los derechos del niño para la subjetivación, ocurrió una gran revolución promovida por el psicoanálisis que, de la mano valiente y decidida de Sigmund Freud, le dio al niño la palabra.
Escucharlo y atender al deseo del sujeto fue desde entonces faro orientador y ética del analista para el acto analítico. Fiel a ese derrotero, darle dignidad al síntoma ante los múltiples intentos pasados y actuales de acallarlo,  fue una tarea incesante.
Con la propuesta de mantener vivos los interrogantes que nos orientan a develar el enigma que el síntoma cifra, los invito a acompañarme para recorrer juntos algunas preguntas que estimularon mis reflexiones.
Los niños actuales, ¿Qué consumen?
  • ¿Qué educación?
  • ¿Qué sexualidad?
  • ¿Qué juguetes?
  • ¿Qué tecnología?
  • ¿Qué libertad para el sujeto en la infancia?
  • ¿Son libres consumidores u objetos de un proyecto de consumo?

Muchos años han pasado desde aquellos tiempos en los que, atravesado por los claroscuros del siglo XIX, Freud trazara las coordenadas del complejo de Edipo.

Desde entonces hasta ahora la familia tradicional sufrió una profunda metamorfosis que golpea a la puerta de nuestra actualidad. Sus variantes han encendido un apasionado debate que ambiciona interrogar el estatuto de la familia, y las razones de su validez.

Destrabados los cerrojos que enclaustraban filiaciones y pertenencias en una ley natural, las nuevas conformaciones familiares reclaman, en primer lugar, definir qué es un padre y qué es una mujer, temas relevantes para alcanzar una posición fundada en afirmaciones sostenibles.

Ejes esenciales para el analista que apunta al sujeto en los tiempos de la infancia, a ellos se enhebran otras cuestiones no menos actuales como el abuso de los niños y los violentos femicidios, el ejercicio de la autoridad en la vida privada y pública, y los criterios con los que se decide la educación sexual para los niños.

Enlazados a nuestra práctica cotidiana, los invito a recorrer juntos estos temas que hacen a lo real de nuestro tiempo.

  • ¿Hoy, qué es un padre? ¿Qué es una mujer? – ¿Por qué colocar la cuestión del padre junto al de la mujer? – ¿Cómo incide su definición en las intervenciones del analista con los padres? – ¿Es necesario un padre? ¿Cuál es su lugar en la constitución de una familia? – ¿Cuáles son las variantes de su función cuando hay dos madres? ¿Y dos padres? ¿Qué de ellos en la familia monoparental?

Interesados en los últimos años por colocar nuestra perspectiva en el horizonte de nuestro tiempo, nos abocamos a interrogar los discursos actuales que, articulados en la contemporaneidad, proponen respuestas a lo real de la vida, de la muerte y del sexo.

Desde el psicoanálisis, y con la mira afinada en el objeto que lo anima, hemos avanzado con nuestra investigación asentados en la pregunta por el erotismo de los padres y su incidencia en el cuerpo del niño.

Si como expresan las letras transmitidas por Jacques Lacan, el síntoma del niño está en posición de responder a la verdad de la pareja familiar, el analista, que atiende al niño sin dejar de apuntar al sujeto, no desconoce en la verdad de la pareja familiar un mapa de goces necesario de desplegar en la consulta por el síntoma de un niño.

¿Cómo inciden los goces de la pareja de los padres en el enhebrado del cuerpo del hijo?
¿Qué imprimen en su erogenización?
¿Qué efectos en su sexo, su sexualidad y su sexuación?

La articulación entre teoría y práctica será el eje de estas cuatro clases. Retomaremos algunas de las preguntas que insisten en la práctica del psicoanálisis con los niños y sus padres.

• ¿Cómo iniciar el análisis de un niño?
• ¿Cuándo tomar a un niño en análisis?
• ¿Qué escuchar en las entrevistas con los padres?
• ¿Cuándo y cómo recibir al niño?
• ¿A qué apunta la dirección de la cura?
• ¿Qué lugar tienen los juguetes en la escena analítica?
• ¿Cómo y cuándo finaliza el análisis de un niño?

Esta es una invitación a la lectura, o también, por qué no, a la relectura de textos que en algún momento leímos, pero siguen resonando en nosotros y palpitan invitantes para que deseemos volver a ellos.

Tal vez porque llegaron a nuestras manos dando ocasión a lecturas solitarias y en una nueva vuelta nos sea grato compartir con otros el valor hallado en esas letras, o porque también, al haberlas recorrido alguna vez a la luz de una experiencia despierte luego el anhelo de transmitir el caudal de esa lectura.

Sea uno u otro el motivo, quiero invitarlos a leer conmigo algunos párrafos escogidos y ciertamente significativos para mí en el ámbito del psicoanálisis.

Será un gusto encontrarme con ustedes reunidos junto a mis libros.

Los textos y párrafos  que deseo compartir con ustedes contienen letras que dejaron en mí benéficas resonancias. Ya sea porque quedaron quietas,  haciendo mención a alguna cuestión apenas perfilada, o bien porque vibrantes me abrieron a nuevas reflexiones, generando deseos de ahondar en sus aristas hasta extractar de sus renglones herramientas aptas para la práctica del analista.

A pesar de los años, las letras que Freud y Lacan vertieron hace tiempo continúan vigentes y, no menos actuales, nos llevan a desplegar sus razones en el horizonte de nuestros días. Por ese motivo, también quiero enhebrar con ustedes, en la lectura que hagamos de los textos que oportunamente les sugeriré, mi preocupación por aquello que decimos los psicoanalistas ante lo real de nuestro tiempo.

Inscripción e información

  • En caso de no poder cargarlo, enviarlo por mail a cursos@albaflesler.com.ar ¡Muchas gracias!

La beca es para el paquete que incluye los seis seminarios. No es para cursos individuales. La beca es únicamente para inscripciones durante el mes de mayo de 2022. Con el descuento, el valor a abonar en junio desde Argentina es $12.350 pesos argentinos (se puede abonar por MercadoPago en 3 cuotas sin interés de $4.117). Es un único pago por todo el año. Desde el exterior, el valor a abonar es de usd 203 (dólares estadounidenses) mediante Paypal (con tarjeta de crédito o de débito).

En caso de ya haber realizado alguno/s de los 6 cursos, se pueden cambiar por los siguientes cursos: «¿Cómo analizar a un niño?», «El niño en análisis», «Madres, padres y niños de nuestro tiempo» o «El niño y lo real de nuestro tiempo«.

La duración de la formación es de un año, a partir del 6 de junio de 2022. En el momento del comienzo de la formación ya tiene todas las clases disponibles para ver en el día y horario que prefiera a través de la plataforma por un año. 

En total son 27 clases de aproximadamente una hora y media cada una.

¿Cuál es la fecha límite para inscribirse?

La fecha límite para inscribirse es el 31/5/2022. El 06/6/2022 se notificará a los seleccionados por mail. Recomendamos revisar, por las dudas, la bandeja de spam, notificaciones y promociones.

¿Quiénes pueden participar de las becas?

Estudiantes regulares de la carrera de Psicología y afines de Argentina y todo el mundo.

¿Cuál es el criterio de selección de las becas?

La selección de los becados estará a cargo de Alba Flesler.

Para más información, pueden mandar su consulta a cursos@albaflesler.com.ar

¿Tiene alguna consulta?